1980 La ducha "rectoral" de Manolo Santana

Manolo Santana acabó uno de los partidos en La Ribera de madrugada y no disponía de alojamiento en Luanco, ya que se hospedaba en un hotel de Avilés, por lo que solicitó a la organización que le facilitase tomar una ducha en el hotel de Luanco.
La Organización, tras realizar la gestión con el hotel, le cedió la habitación del Juez Arbitro, Teofilo Heres, popularmente conocido por Teo. Santana se dirigió solo hacia la recepción del hotel, donde ya había instrucciones de facilitarle el paso a la habitación de Teo.

La casualidad quiso que en esas fechas estuviera alojado en el mismo hotel Teodoro López Cuesta, en aquel momento rector de la Universidad de Oviedo, al que también se conocía en su círculo de amistades por Teo. El recepcionista del hotel estaba más familiarizado con Teo como referencia del Rector de la Universidad. A pesar de estar advertido, no relacionó a Manolo Santana con el tenis y ante la solicitud de éste para disponer de la "habitación de Teo", ni corto ni perezoso descolgó el teléfono y despertó al rector para comunicarle solemnemente: "Don Teodoro, Manolo Santana está en recepción y, como usted conoce, va a subir a su habitación para darse una ducha".

López Cuesta, haciendo gala de su amabilidad, respondió: "Encantado, pero es que Luisina está dormida y tendría que despertarla", en referencia a su esposa.

Santana