1983 La lluvia obliga a retrasar la final una semana

Por fortuna, solo ocurrió en una ocasión.
Era sábado y tocaba disputar la final del XIII Torneo Tenis Playa entre el argentino Eduardo Bengoechea y el luanquín Juan Avendaño, pero la tarde se cerró en agua y no paró de llover torrencialmente en toda la noche.

La Organización, ante la imposibilidad de disputar la final en aquellas condiciones, propuso a los participantes que volviesen el siguiente sábado tras disputar un torneo para el que ambos estaban inscritos en Vigo.

Cordialmente lo aceptaron y gracias a ello la afición disfrutó de la esperada final una semana después.
Para ello fue necesario mantener toda la instalación en La Ribera durante seis días.

Lo curioso es que llegado el momento, Bengoechea estuvo a punto de retirarse del partido al considerarse perjudicado por un juez de línea.

Bengoechea

Manolo Gale y Jose Manuel Fdez covencen a Bengoechea
.