2006 Jugando bajo la lluvia

Desde 1983, en que la final se retrasó una semana, nunca había llovido en la final del Torneo. En esta ocasión amaneció el día lluvioso y no paró hasta unos minutos antes de la hora establecida para el comienzo de la final. Se consiguió preparar la pista y la Banda de Gaitas entró en ella desfilando para proceder a la presentación oficial de los finalistas. Fue en ese momento cuando un fuerte chubasco comenzó a caer sobre la ya húmeda playa de La Ribera, lo que hizo temer la desbandada del público que casi llenaba las gradas. Bajo la lluvia fueron presentados los jugadores y sonó el himno de Asturias sin que una sola persona se moviera de su sitio, a la vez que los finalistas se animaban gritando: "Esto lo jugamos como sea, hay que jugar".

Si en ese momento el público no hubiera permanecido en su lugar, el espectáculo se hubiera terminado, pero su actitud terminó por crear un ambiente de complicidad con los jugadores para sacar la final adelante en unas condiciones en las que nunca se hubiera disputado un partido en ningún otro lugar por profesionales de tan alto nivel. Con una lluvia incesante, el público, ejemplar, respaldó a su torneo. Y los jugadores, poniendo en juego su integridad física sobre una superficie que en el transcurso del partido se ponía cada vez más difícil, brindaron un gran espectáculo en un encuentro muy disputado que cualquiera pudo ganar (venció Guillermo Cañas a Nicolás Almagro) y del que salió reforzado el Torneo por la actitud de sus principales protagonistas: público y jugadores.

Willy